fbpx

Aunque ya había oído hablar de ello hacía tiempo, de la mano de Miriam Escacena, hace unos días estuve leyendo sobre el Diario de Gratitud

¿Sabes qué es el Diario de Gratitud?

Se trata de dedicarte unos minutos al día para agradecer todo aquello que te ha hecho mínimamente feliz durante el día. El diario de gratitud es un diario en sí mismo. Debes coger un cuaderno, el que más te guste, y buscar un ratito, cuando tú quieras: al final del día, o al principio, para dedicártelo a ti, para concentrarte en recopilar las cosas buenas que han pasado por tu vida ese día y dejar salir el agradecimiento por haberlas disfrutado.

Yo soy creyente y agradezco a Dios, pero tú puedes agradecer a la vida o a quien tú quieras.

Y hoy, tengo mucho que agradecer:

Hay días, después de la vorágine del día a día, del estrés, los nervios, las prisas… después de esas jornadas maratonianas y agotadoras, en que, cuando me siento sobre mi cama a dormir a mis niños, con mi niña tumbada a mi lado y mi bebé mamando en mis brazos, cierro los ojos y saboreo un ¡gracias!.

Agradezco a Dios tenerlos conmigo, tener dos niños inquietos, ruidosos, tercos, desobedientes. Sí, aunque eso choque frontalmente con mi estrés, mi prisa, mis limitaciones y mi cansancio. Agradezco tener dos torbellinos, dos huracanes, dos maravillosas tormentas, de esas que puede que durante algún tiempo no se puedan controlar, pero que cuando pasan dejan ese aroma a tierra mojada, esa luz especial, única e imposible de captar con una cámara, ese frescor en el verano…

Me siento agradecida por haberlos pensado, agradezco sus dos gestaciones y sus dos partos (porque, sobre todo el segundo, fueron siempre más suyos que míos, aunque míos también), agradezco los inicios difíciles de mi primera lactancia. Agradezco las grietas que me llevaron a mi grupo de lactancia, agradezco por las mujeres que conocí allí y que me abrieron la mente. Agradezco todo lo que trajeron consigo.

Y aunque a veces me cuesta, doy gracias por las carreras, las travesuras, su obsesión por los cuentos y cada uno de sus besos, sus abrazos y sus te quiero.

Les agradezco ser y elegirme.

Y sólo pido acompañarles muchos muchos años, disfrutarlos durante la mayor parte de sus vidas, verles crecer, por fuera y por dentro.

Porque soy millonaria en abrazos y en amor.

Soy inmensamente afortunada.

¿Y tú? ¿Me cuentas las cosas por las que te sientes agradecida hoy?

.

[Total:0    Promedio:0/5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Hola!

Soy Nazaret León y estoy aquí para ayudar a muchos bebés a poder comunicar lo que necesitan. Si has llegado hasta aquí es porque tú también has deseado muchas veces tener una máquina para poder entender a tu bebé. Y la tienes: tus manos. La mejor forma de que me conozcas y compruebes cómo te puedo ayudar, es viendocómo trabajo, así que te invito a que te lleves un regalo para que puedas probar el BabySigning:

Los 3 primeros signos y las pautas imprescindibles para empezar a signar con tu bebé.

Sólo necesito tu email para hacértelos llegar

 

Política de Privacidad

¡Bien! ¡Ahora seguimos en contacto!